Personalmente siempre he sido de la idea que una adaptación para el cine o tv nunca superara a un buen libros por muchas razones que no detallaré para no alargar el post. Sin embargo  he de reconocer que hay excepciones a la regla.

Ocho veces las adaptaciones de los libros fueron bien.

Tiburón – La novela de Peter Benchley fue un best-seller pero la adaptación de Steven Spielberg para la gran pantalla sobre el tiburón asesino se convirtió en un clásico del cine. Y tenía esa música tan reconocible hasta el día de hoy.

El Padrino – La novela de Mario Puzo de 1969 puede haber sido un divertido drama de gángsters, pero la adaptación cinematográfica de Francis Ford Coppola lo llevó a nuevas alturas.

Psicosis – La novela de suspenso de Robert Bloch fue traída a la vida por Alfred Hitchcock, por supuesto, y el resto es historia. ¿Pero sabías que la famosa escena de la ducha era sólo una línea de la novela?

The Shawshank Redemption – no todo el mundo está de acuerdo en que esta película tan querida es mejor que el libro de Stephen King, Rita Hayworth y la redención de Shawshank: Una historia de diferentes estaciones. Ambos son clásicos pero para muchos, la película de 1994 protagonizada por Morgan Freeman y Tim Robbins tiene la ventaja.

Club de la Lucha – bueno, obviamente la película de David Fincher gana sin duda alguna porque tiene a Brad Pitt en ella. Pero en serio, incluso el autor del libro, Chuck Palahniuk, prefirió la película.

Big Little Lies – un crítico del Seattle Times resumió este debate perfectamente. «No es que la novela de Liane Moriarty, Big Little Lies, no sea una lectura perfecta; es que no tenía ese reparto. A través de esas interpretaciones me había involucrado en la vida de esas mujeres, mucho más que cuando leí el libro.» (El elenco incluía a Meryl Streep, Reese Witherspoon, Shailene Woodley, Nicole Kidman… la lista continúa).

Stand By Me – odiamos hacerle esto al ilustre Sr. King otra vez, pero la película es una película de los 80 sobre la madurez. Lo siento.

Juego de Tronos – obviamente, los libros de George RR Martin fueron y son  enormemente populares. Pero la serie de fantasía de HBO se volvió estratosférica.